J.GOODBLOOD – músico, por Janice Winkler

Belgrano tiene muchos encantos. Están las Barrancas, el Barrio Chino, la zona R, con sus casotas y plantas, el movimiento. Y también está J.Goodblood, reventándola en Cabildo y Juramento. El pequeño Bob Dylan, lo llamamos en casa, por su evidente parecido, físico y musical, a la gran figura del folk. Ahí está, en la esquina, con su guitarra resofónica y su cajón. La funda abierta, un disco de Louis Armstrong y una muñeca un tanto terrorífica. Y después de tocar y de cantar en un inglés perfectamente pronunciado, ¿a dónde irá?

Belgrano también tiene muchas calles y en una de ellas, fuera de su escenario, me crucé a J.Goodblood y le dije que quería entrevistarlo. A los dos días salió café con charla. Acá va, conozcan a este excelente músico a través de sus propias palabras.

 

La primera vez que toqué en la calle fue a los 17 años, con la dobro, guitarra resofónica, sinónimo de blues, blues de pantano. Esas guitarras se crearon antes de las guitarras eléctricas, antes de la amplificación posta. Hay un sonido que nos lleva a esa época. Me gusta mucho jugar con ese sonido. La impresión estética que tenemos con la banda es un cabaret en ese pantano, humo saliendo de alcantarilla. Fondo buitre blues band. Fondo: adentro de tu cuerpo. Buitre: esa cosa visceral. El buitre es como el animal más visceral y crudo del reino animal, como volver a las raíces. En África, en el oeste, los búfalos cruzan el río y van de a miles. Unos doscientos, trescientos se ahogan, y ahí están los buitres, colgados al acecho. El blues es un sinónimo de verdad. Nacés, vivís y morís. El blues es una fuente irresistible en lo elástico que es, es una fuerza que no se puede quebrar, que está en el ADN de toda la música.

¿De qué habla el blues, viejo? De beber, de tu mujer, de hombres que tratan de robarte a tu mujer, de matarte. Los factores extremos de la vida. ¿Y el rap? El rap habla de lo mismo. En la calle toco blueses de los cincuenta para atrás, re-versionando con la hostilidad del siglo veintiuno, el mundo moderno en el que vivimos ahora. Yo, personalmente, me cargo el género en el hombro para llevarlo al siglo veintiuno. Hubo gente que hizo esto.

Viajé mucho, porque mi viejo es diplomático. Nací en Buenos Aires y a los once meses me fui a Arlington, Virginia, un condado hermoso, suburbano, cerca de Washington. Estuve ahí hasta los cinco años, después me fui a Montevideo un año, y después en New York. Tengo la sensación de que cuando estaba ahí, se me estaba como preparando para lanzar al mundo. Y ahí empecé a tocar. De chiquito toqué el violín y la armónica. Tenía unos vecinos cubanos que eran tres bateros: papá y hermanos. Uno de ellos vino a mi casa y me dijo: vos vas a tocar el bajo.

 

Un amigo le prestó el bajo y así arrancó. Vivían en los suburbios del Condado de Westchester. Primero, en un hotel por dos meses y medio, y luego consiguieron una casa, la número diez, blanca y celeste. El dueño había dejado sus cañas de pescar y la ropa de su esposa muerta, así que ellos tuvieron que apropiarse del lugar. En esa época empezó a andar en skate y a frecuentar la escena punk. Todavía estaba abierto el CBGB, el emblemático bar donde se lanzaron, entre otros, los Sex Pistols. “El lugar cerró porque fue under hasta el día en que murió. No cumplía con condiciones de higiene, pero era el más honesto del mundo. “

 

En NY fue a un colegio público, el Albert Leonard Middle School. Como en las películas, se juntaba con los latinos, por el vínculo latino y el fútbol, pero también tenía onda con los músicos, y formó parte de la banda de jazz de la escuela. Al principio tuvo un profesor, un misterioso, hijo de una profesora de matemática, que le dio lecciones máximas que siempre le quedaron. También tomó clases individuales, pero sobre todo se juntaba a tocar con el cubano y el hermano del cubano.

A Buenos Aires volví a los catorce años y fue raro. Me preguntaba: ¿Cómo voy a ser un individuo en este lugar? Pero sabía que quería seguir curtiéndome como músico hasta tener una identidad propia. El año que llegué acá empecé a tocar con gente con la que sigo tocando hoy. Siempre escribí bocetando. Dylan dice que escribió muchísimo hasta que hizo “su primera canción” Blowing in the wind. Hasta el día de hoy sigo interpretando temas que escribí a los 17, 18. Hay bandas que se forman y están un año ensayando hasta que tienen sus diez temas que graban, y yo no estoy del todo a favor de ensayar durante años los mismos temas sin escribir con productividad.

Acá conoció a Axel, un pibe que vivió en Australia toda la vida, y se identificaron. Se conocieron en el colegio y empezaron a zapar, a tocar juntos, “pendejadas hormonales”. Con él formó Tea for five. “Ahí es cuando tuve esta epifanía, ya había empezado a hacer canciones con piernas, se paran en los hombros de la música tradicional. Porque vos podés escuchar música que te entretiene de adolescente, analizarlo desde ese lado, desde el entretenimiento. Pero después pasa algo que te hace dar cuenta del poder real que tiene crear arte. Hicimos un EP (cinco temas) cuya producción la hizo Ricardo Tapia, de la Mississippi”. Ahora sacan el lado 2. Es un caleidoscopio de cosas, hay jazz, hay música gitana.

Soy muy creyente de la reinterpretación de los temas, de la abstracción. De la manera que compuse un tema, siempre voy a tocarla diferente, para desafiarme a mí mismo. Si hay un error técnico en la grabación y soy yo el que gestionó la sesión ese día, y estamos usando la toma que tiene ese error, mi decisión es que quede el error: ¡factor humano! Tal vez la gente que escuche, no se dé cuenta de que había un error y lo arreglaste, pero yo sí me daría cuenta. Es algo así como ver una foto de antes de que existiera el photoshop. Si hay algo bueno de todo lo que yo hago es lo intuitivo. Sé que si tenés las cosas ensayadas y afiladas, está bueno, pero me gusta que la música salga del éter y jugar con la rima, la poesía.

La primera vez que me senté en la calle con la guitarra y la caja y encontré ese mecanismo de tempo, me sentí que esto es una de las cosas más puras, el concepto del bluesero en la esquina. Hace dos años que toco en la calle regularmente. Ayer vendí los diez discos que había llevado. Tocar en la calle es como hacer ejercicio. ¿Qué tengo que hacer yo para que estas personas que están yendo a otro lugar, paren y se queden, en la esquina más transitada y ruidosa de todo el país?
Fondo Buitre es lo nuevo. “Es algo muy propio de las calles”. Al saxofonista lo conoció en esta esquina. “El espíritu callejero desde cero”. Al violinista, también. Tenían muchas cosas en común. Por ejemplo, que también había ido al colegio con Axel, el australiano. Empezaron a tocar acústico, pero ahora están eléctricos. Ya tienen dos temas grabados y ahora van a grabar seis más en junio. “Este creo que va a ser EL GRUPO, la cosa más honesta que podría hacer. Basado en las calles, poéticamente son las canciones más honestas, hablando sobre mi país (Argentina), sobre las cosas que pasan.”

Highwater, de Dylan, habla de una inundación que hubo en Mississippi en 1929. El chabón hace esa analogía como para el mundo moderno. Y yo quiero usar el vocabulario del Blues, tan poético, pero aplicado al concepto de “two-dollar bill” (as fake as a two-dollar bill). Es un llamado a la falsedad en general, a la gente falsa, a la falsedad dentro de mí.

 

Por Janice Winkler

Y de yapa, ¡unos temas!

Fondo Buitre Blues Band: https://soundcloud.com/fondobuitrebluesband/pawn-shop-sovereing-nation

https://soundcloud.com/fondobuitrebluesband/two-dollar-billP1050481r

 

Western Sunburst: https://soundcloud.com/westernsunburstmusic/things-have-changed

 

Tea for five: https://soundcloud.com/tea-for-five/the-tragic-tale-of-maria-roth

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s