Hans Garrino – Guionista, por Janice Winkler

hansgarrino

Me propuse una nueva entrevista para Mundo Merengue; convoqué a Hans Garrino y lo esperamos con Chanis en nuestra oficina (¿?). Siempre pensé que Hans era descendiente de alemanes, pero no, en realidad se llama Esteban  y no lo puedo creer.  La nueva identidad, este seudónimo que tan justo le queda, fue idea de un amigo y sus padres se enojaron porque no quería usar su verdadero apellido (que no voy a develar).

Hans es guionista, pero también pinta y dibuja como la put.. ma..re. Es decir, me gusta mucho como pinta. Hace casi diez años brilló por haber sido el co-guionista de una excelente película argentina: Buena Vida Delivery. Sin embargo, aunque la experiencia haya sido muy buena, él prefiere pensar y hablar de otros proyectos: los más nuevos y los que todavía no pudo filmar.

Hace mucho calor. Tomamos un jugo artificial que me vuelve loca y me tiene enviciada hace un tiempo. Le cuento a Hans que esperaba verlo con una de sus remeras sin mangas. No musculosa, sino remera sin mangas, tipo camionero (yo siempre lo había visto así, al menos en fotos). Me dice que quería venir más presentable para la entrevista y nos cuenta que esas remeras que tanto usa son de su propia marca: Garrino original’s.  Y ahí mismo empiezan las anécdotas, contadas con una rapidez que desafía mi velocidad de tipeo. Nos cuenta que hace unos años le mostró sus dibujos a una amiga y ella le dijo “hagamos algo”.  La cuestión es que la amiga es amiga de Julia Baird, ¡la hermana de John Lennon!, entonces le propuso: “a ver, hacete un dibujo de los Beatles, lo estampamos en una remera y se la mandamos a Julia”. Manos a la obra, y cuando Julia vio la remera con la representación de su hermano y sus compañeros de genialidad, dijo que era muy “funky” (que tenía onda)  y pidió que le mandaran más. Se las mandaron, pero pasó más de un mes y no tuvieron respuesta. Es que Julia (la hija de ♫♫♫ Julia, Julia, oceanchild calls me ♫♫♫ ) vivía en un campo perdido en la India y parece que el cartero le había dejado la encomienda entre unos yuyos.  Fue así que Hans y su amiga no esperaron más, convencidos de que a Julia no le había interesado el proyecto. Pero un día cualquiera, cuando ya no acechaba la ansiedad, apareció en el teléfono la voz de Julia y les contó que había ido a un recital de los ex The Who y  había vendido varias remeras.  Tiempo después, como una de los accionistas de la banda de su hermano, intentó que las remeras entraran en el proyecto Semana Beatle en Liverpool, pero ganó otra propuesta, con el dibujo típico que todos conocemos.

Y de los Beatles, saltamos a otro genio: William Shakespeare.

will dibujo

©Hans Garrino

Entre sus más queridos proyectos, Hans guarda un largometraje y un documental sobre el gran dramaturgo. Yo sé de su amor por William, así que le pido que me amplíe la información. Me cuenta que hace muchos años tuvo una época en la que estaba muy interesado no sólo en la obra de Shakespeare, sino también en su vida, y se enteró de que había un testamento original que tenía unas cláusulas muy raras. La más conocida es la que expresa que deja a la esposa la segunda mejor cama. Hans se dijo: “uy, esto es como la obra de teatro inconclusa que dejó el maestro” y se propuso hacerla, con los personajes aludidos en el testamento.  Nos comenta: “hice un guión de ficción y un documental que dura 45 minutos. Es una duración medio rara de meter, no es de corto ni de largo.  Es un autor imposible de dejar de lado, igual que Ibsen y  Chejov”.

El documental muestra la presentación internacional de la obra sobre el testamento.  “Invitamos gente, con un catering, una velada shakespereana”. Hans dibujó todos los personajes: Shakespeare, la viuda, las dos hijas, el amigo actor, el marido de la hija y el marido de la hermana, que era el doctor del pueblo. Leyó todas las biografías que encontraba y se contactó con la fundación Shakespeare.

Me quedo colgada, preguntándome qué será “la segunda mejor cama” y lo pregunto en voz alta. Para Hans, la segunda cama, considerando que Shakespeare existió (dado que muchos sostienen lo contrario), sería la segunda tumba. Piensa que Shakespeare se refería a que cuando se muriera Anne Hathaway (no la joven actriz, sino la supuesta esposa de William), debía ocupar una tumba pegada a la de él. Hans pensó en la muerte y lo que hizo fue ambientar un día con Los Shakespeare. Le dio vida a lo que él imaginó pasaría en la interna familiar con William muerto; lo que sería ese contexto, con los mosquitos, el olor a mierda.

buenavida

Bueno, aunque se cuelen el hartazgo o la humildad, a Hans no le queda otra que hablarme de Buena Vida Delivery, simplemente porque es una de las pelis argentinas que más me gustan. Él fue el co-guionista de  Leonardo di Cesare y por Buena Vida ganaron distintos premios, el primero fue el Opera Prima. Le pido que nos cuente una anécdota que ya conozco, la de la alfombra roja.

“¡Ah, esa!”, y nos cuenta que en Mar del Plata, cuando la película estaba nominada en el festival de cine, él ni pensaba ir, pero finalmente fue, con “un bermuda y dos pesos con cincuenta”. Y hasta fueron sus padres, que tuvieron una intuición. Bueno, estaban todos sentaditos en el Hermitage, se pasó la peli y resultó ser un éxito. Ganó los dos premios: mejor película y mejor guion, así que Hans, experimentando una felicidad desconocida hasta entonces, subió al escenario a recibir el Astor de Oro. El salón estaba lleno y él saludaba con la estatuilla en la mano: un cuento de hadas. Cuando terminó el evento, entre los flashes, salió caminando por la alfombra roja. A los costados, cientos de caras le sonreían, tipo Hollywood, y él andaba pausado con el trofeo en la mano. Caminó, desfiló, hasta que se acabó la alfombra roja y de repente estaba afuera, frente al mar y, como en La Cenicienta, se acabó la ilusión y se dio cuenta de que nadie le daba pelota. A las tres de la mañana se subió a un micro con sus viejos y volvieron a Buenos Aires. Al otro día se tomó el tren a Villa Rosa, a la casa de su ex mujer. Cuando llegó, ella lo venía a buscar en bicicleta con La Nación en la mano y una gran sonrisa de orgullo.

Amigos, si estaban pensando en tomar clases de guión, recomendamos mucho mucho a Hans. Da clases en el CFP del SICA, en el Instituto de Sistemas para espectáculos, y afuera. Fue a Misiones, Tandil, Paraguay, Entre Ríos, Río Gallegos. Hace veintitrés años que se dedica a la docencia y le encanta: “tenés que esforzarte a estudiar todo el tiempo y ejercitar porque estás siempre metido en el tema, leyendo guiones”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s