24-03-2013, de Janice Winkler

Anoche los vecinos de enfrente hicieron una de sus megafiestas, con dj y todo. La música fue un éxito. Gas y yo bailamos en casa y nos agarraron muchas ganas de cruzar y colarnos, pero no nos animamos. A eso de las 3 am pusimos una película que veníamos pateando porque no le teníamos fe. Se llama The Sessions y está basada en la vida de un periodista y poeta de Estados Unidos. El flaco pasó la mayor parte de su vida postrado en una camilla, sólo podía mover la cabeza y la cara. Muy fuerte porque era una luz, un estudiante de diez puntos y se manejaba con una máquina de escribir que tipeaba con un palito sostenido con la boca. La cosa es que la película se trata de cómo, a sus treinta y pico de años, el flaco conoció el sexo, con la ayuda de una psicóloga, terapeuta sexual, que hacía un tratamiento un tanto original.

La película me pareció hermosa. Me lloré todo, pero con alegría. No tiene golpes bajos, es puro amor.

¿Quién no se preguntó alguna vez cómo cogen las personas que no se pueden mover?

 

Después, durante el sueño, la pasé muy mal. No aprendo más, comí como si fuera la última vez. Mezclé rabas con crepes de champignones y, para rematarla, torta de brownie, dulce de leche y crema helada. Soy una cerda inmunda. Por lo menos, puedo decir que yo carpe diem todo el tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s