“Atrapar unos rayitos de sol”, por Janice Winkler

Estoy segura de que la mayoría de la gente que conozco ya vio la película El Hombre de al lado, pero como este blog está rompiendo las fronteras de “la gente que conozco”, me animo a largar este largometraje de Mariano Cohn y Gastón Duprat, para mi recomendación de esta semana.

Un hombre, representado por el gran Daniel Aráoz, rompe la pared medianera para abrir una ventana y así poder “atrapar unos rayitos de sol” de esos que, según su percepción, le sobran al vecino (Rafael Spregelburd) que vive del otro lado, en la única casa que el famoso arquitecto Le Corbusier diseñó en toda América.

Con humor e ironía, El Hombre de al lado abre ventanas hacia la reflexión. La mirada “del otro”, la intimidad de la propia rutina, el esnobismo, la solidaridad, la codicia, la cobardía, el individualismo rabioso, la necesidad de un poquito de luz.

Para mí, un hallazgo, porque resume de alguna manera lo que vengo queriendo expresar en las últimas discusiones sociopolíticas acaloradas, sin encontrar las palabras justas para no caer en peleas de pozo ciego. Por eso, apelo a la claridad del guion de Andrés Duprat. Dejemos de pelear, miremos El hombre de al lado y esperemos a ver qué nos pasa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s