Uruguay I, por Janice Winkler

En Solanas todas las calles son iguales, las casas son iguales, los autos son argentinos y los hombres que arreglan cosas son iguales, como los Umpa Lumpa, pero más altos. A veces juego a mirar bien finito y diferenciar un árbol de otro.
Durante el día no se ven bichos ni insectos. Sólo a la noche, cuando uno cierra los ojos, aparece un mosquito, siempre el mismo, que parece le gusta jugar a la resurrección.
Anoche llovió a cántaros y la habitación se fue llenando de agua lentamente. Mientras tanto, yo soñaba que estábamos en el barco (mi subconsciente no es nada original).
Cuando nos despertamos, encontramos una estrella de mar en la cocina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s