Gracias a vos aprendí a comer bien con los cubiertos, por Yanina García

Desde que nos conocimos en la facultad, mi amiga N me quiso “hacer pata” con su cuñado, pero él siempre tenía novia. Hasta que un día por fin se peleó, y nos cruzamos en uno de sus cumpleaños, dando inicio al amor. Muy culto él, de esos que saben de todos los temas, saben TODO, y yo, muy bruta, de libertad, de la calle de tierra. A todas sus preguntas específicas mis únicas respuestas eran: no sé. En una de las salidas comenzó a preguntarme por el Kung FU, de dónde venía, cuál era su historia, en qué animales se inspiraba; ya me daba vergüenza no poder responder; tenía ganas de gritarle: ¡que sé yo todo eso ni me importa; yo voy a la clase a pegarle a la gente y nada más! Pero no podía decirle eso a él, el educado. Así que me dije: “Yani, ya fue, inventá”.  Y eso hice. Apelé a mi imaginación y comencé a inventar,  a mandar fruta, verdura y la canasta entera. Obviamente que la relación no funcionó, yo me sentía como María la del barrio. Lo bueno es que gracias a él aprendí a comer bien con los cubiertos. Me llevó 2 meses agarrar bien el tenedor, pero lo logré y ahora estoy más cerca de ser una dama.

Anuncios

Un pensamiento en “Gracias a vos aprendí a comer bien con los cubiertos, por Yanina García

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s