Punky, por Janice Winkler

Se me cae el pelo. Se me cae mucho el pelo. En cada rincón de la casa encuentro hilos largos y finitos de ese color indefinido que-dios-me-dio, medio castaño oscuro, medio claro, medio rubio, con alguna cana escondida y un poco de naranja que habrá quedado de cuando me teñía y me decían “la Colo”. Qué sobrenombre más horrible. Menos mal que me dejé de teñir. Encima, en esa época salía con uno al que le decían “el Gordo”. La Colo y el Gordo. Dos pelotudos, sin duda. O dos losers, como se dice ahora y desde hace unos años (no sé si gracias a Pettinato o a Beck).  Como estoy harta de que se me caiga el pelo, anoche decidí tomar el toro por las astas (nunca entendí la palabra “astas”) y agarré la tijera que está siempre en el segundo cajón de la cocina. Fui al baño, tratando de no hacer ruido para no despertar a mi marido, encendí la luz, cerré la puerta despacito, me miré en el espejo y me dije “vas a quedar como Nicole Neumann”. No sé por qué elegí a esa modelo porque no me gusta, pero me pareció que era un buen ejemplo común de belleza, como Brad Pitt para hombres lindos o Susana Giménez para famosos. Abrí la tijera como si la estuviera ayudando a elongar y empecé a cortar mechón por mechón. Al principio me asusté, me empecé a insultar: “pelotuda, cómo hiciste esto, quién te mandó, comprate una vida, hija de puta”, pero a medida de que fui avanzando me di cuenta de que estaba quedando muy linda, hermosa, con mechones para aquí y para allá. Estoy igualita a Sid Vicious.

Anuncios

Un pensamiento en “Punky, por Janice Winkler

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s