Mi diariero, por Yanina García

Ya sé que me pidieron que escribiera sobre mis historias de amor, y me negué. Es que me largué con una y ahora quiero contar otra.

El diariero de la esquina (MI diariero) está más que bueno, pero no sé por qué, se piensa que solamente por ser su vecina, tengo que saludarlo. Ya va a  hacer un año que vivo acá y todavía no me animé a responderle un “hola”. Será porque, por ejemplo, hoy salí temprano con Rosita, mi perra, y mientras nosotras estábamos en la vereda de enfrente, él empezó a gritarle al señor del flete: “¿Podés creer que no me da bola? ¡Hace como si no existiera!”.

Obviamente, yo solo miré a Rosita, me concentré en sus movimientos para no levantar la mirada, y pensé: “si fueras menos escandaloso, no solo te hubiera contestado ya a tus insistentes “holas”, sino que también te hubiera dado un beso”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s